top of page

Sexualidad, ¿cómo hablar de ella con nuestros hijos?


“¿Cómo lograr el desarrollo sano y la correcta manifestación sexual de mi hijo?” es una de las muchas preguntas que se hacen los padres y una válida preocupación, sabiendo como se mueve el tema de la sexualidad hoy en día. Este temor de no saber abordar y manejar un tema “tabú” es lo que ha motivado la curiosidad de los jóvenes acerca de la sexualidad. Y digo tabú porque para muchos esta fue una conversación prohibida y aún después de adultos, algunos jamás las han tenido con sus padres.


Algo que me impresiona de las consultas de los padres sobre la sexualidad es cómo las creencias que muchos tienen inculcados por instituciones creadas, supuestamente, para orientar a las familias, les afecta en gran manera, pues muchos de ellos tienen cierta inseguridad, temor y culpa inclusive por procurarse y educarse en un tema tan fundamental como la sexualidad.


Las manifestaciones actuales como la música, cine, TV, ropa y los videojuegos están bombardeando a nuestros hijos con mensajes de alto contenido sexual. Esto causa que los niños desde temprana edad se expongan a situaciones que pueden llevarlo al sufrimiento y desdicha si no hay la debida orientación por parte de los padres


Es por ello que en este artículo he decidido abarcar en cuatro aspectos importantes aquello que considero que tú como padre debes aprender en tu rol de educador sobre el tema. Dentro de ellos se encuentran pautas en las que se reflejan las cuatro etapas de desarrollo de tus hijos, por lo tanto, es fundamental que te ocupes en conocer también estas etapas, sus características y las manifestaciones comunes de cada una de ellas. De este modo, contribuirás y podrás reforzar de manera positiva la información que te presento a continuación.


1) La sexualidad es una parte representativa de a identidad del individuo.


Todo padre debe reconocer y transmitir a sus hijos que la sexualidad es una parte representativa de la identidad de un individuo, es decir, es donde nuestro ser adquiere el don, la manifestación del ser y el rol que debemos desempeñar en la vida, “ser hombre o mujer”. Una comprensión clara de este principio por parte de los padres ayuda a los hijos desde sus comienzos en la vida a pasar sanamente por las diferentes etapas de su evolución sexual.


Cuando el ser humano nace no tiene conciencia de su condición sexual, pero lo descubre en un proceso paulatino durante los primeros siete años de vida y es allí donde los padres tenemos el mayor peso en la educación y el ejemplo adecuado del rol que tanto hombre como mujeres deben desempeñar en la sociedad. Es fundamental señalar que en esta etapa los niños comienzan a experimentar curiosidad en sus diferencias con el sexo opuesto, lo que es normal. Si esta curiosidad se aborda correctamente, no tendrá mayor relevancia, de lo contrario, puede marcar al niño en una mala formación y comportamiento que le pueda causar problemas y sufrimiento.


Frases simples por parte de papá y mamá como, “donde está el hombre o la mujer más pequeñito/a de esta casa” al referirse al bebe o al niño le ayudara a su hijo/a en ir identificándose con su identidad sexual, la vestimenta adecuada al sexo, los juguetes, las conductas equilibradas y las manifestaciones sanas de la sexualidad de sus padres, marcará lo que los niños serán por el resto de sus vidas. Son estos pequeños espacios y acciones, las bases de la comunicación sexual entre padres e hijos y serán la base de la manifestación que tengan a su vez en la sociedad.


La sólida relación de pareja y participación de ambos padres (hombre y mujer) juega un rol de extrema importancia dentro de la formación de nuestros hijos. Cada uno tiene un papel importante en la humanidad y si no se está preparado para educar a un niño o niña en su rol como hombre o mujer, significa que esa falta de cultura y conocimiento alimentará el crecimiento de la promiscuidad y la homosexualidad.


Tú, papá y mamá, que me lees, tienes que jugar un papel más activo en el proceso de descubrimiento de tus hijos, pues ambos deben tomar la iniciativa de iniciar el proceso comunicativo mediante acciones y roles dentro del hogar. Esto no es machismo ni feminismo, no señor, se trata del desarrollo y la manifestación física, psicológica, emocional y espiritual que tanto el hombre como la mujer tienen por don y son características del género sexual con el que nacen y les distinguen del otro. Incluso, puedo decirte que existen conductas y desempeño en los roles que cada uno debe tener sin la competencia, entendiendo que mientras más aprendemos y moldeamos nuestro comportamiento, mejor y más saludable será el futuro de la humanidad.


2) Tus hijos manifestarán conductas sexuales por repetición de lo que observan a su alrededor.


Como padres debemos reconocer que los hijos van a manifestar conductas sexuales en su etapa infantil por repetición de lo que observan a su alrededor. Estas conductas pueden ser tanto apropiadas como inapropiadas cuando ellos están expuestos u observan la misma en el entorno en el que se desenvuelven, manifestando dicha conducta por repetición. De la misma manera, el niño o la niña puede expresar una conducta apropiada cuando sus padres tienen la empatía para percibir y comprender el grado de curiosidad de su hijo (a) y abordar el tema en el momento preciso, orientando de acuerdo a la situación y a la edad del infante.


A modo de ilustración de una conducta inapropiada, veamos una niña o un niño de seis años que besa en la boca a otro de su mismo sexo. Esto lo harán por repetición en caso de que hayan presenciado esta acción en televisión o a su alrededor. Otra conducta inapropiada es que busque ver y tocar las partes íntimas de otros niños, a sus padres desnudos o a sí mismo con más frecuencia de la debida. De tu reacción a estas conductas, dependerá que el niño comprenda y aprenda a manifestar las conductas apropiadas según la etapa de desarrollo en la que se encuentre.


Muchos padres al vivir estas experiencias tienden a alarmarse pensando que sus hijos tienen tendencias homosexuales y adoptan conductas incorrectas e inapropiadas para corregirles, en efecto, refuerzan aquello a lo que tanto le temen. Como he mencionado antes, el niño no tiene el más remoto conocimiento acerca de la homosexualidad, el sexo ni ningún otro tema referente a ello, por tanto, sus acciones son motivadas por un proceso de aprendizaje en el que el instinto los lleva a repetir. Cabe destacar que estos actos solo alimentan su curiosidad y están basados en la inocencia del niño o la niña.


3) Los hijos deben conocer las diferencias entre sexualidad y coito.


Como padres, nuestra responsabilidad es darles a conocer las diferencias entre sexualidad y coito, sin embargo, lamentablemente una considerable mayoría desconoce esta diferencia. Pues bien, si eres uno de ellos, te cuento que la sexualidad se refiere específica y exclusivamente al hecho de ser hombre o mujer, acompañado de las infinitas características que estos géneros conllevan, mientras que el coito es el acto sexual en pleno.


En esta etapa, nuestros hijos comienzan a manifestar el instinto de atracción sexual adquirido en las dos primeras fases de desarrollo, así como sus gustos o preferencias por el sexo opuesto, manifestando su sexualidad solo a nivel emocional. Inician, además, los noviazgos ficticios e idealizados y dependiendo de la manera en que tú como padre comprendas y trates esto, tus hijos llegarán a su primer coito adecuada o inadecuadamente, dado que en la adolescencia es inevitable la incorporación de la interacción física a la emocional.


4) Tus hijos deben saber que la sexualidad es un impulso neurológico que debe controlarse


Sí, así como lo lees. Debes reconocer y comunicarle a tus hijos que la sexualidad debe controlarse, de lo contrario puede traer consecuencias nefastas para sus vidas a futuro. Nuestros hijos, en la etapa final de la adolescencia o en los inicios de su etapa como adulto joven, comienzan a experimentar el coito y si su instinto biológico no es estimulado de la manera correcta, los riesgos pueden ser muy graves.


Conversar con nuestros hijos acerca del deseo o la necesidad orgánica que se genera al estar acompañado de la persona que les gusta y cómo debe manejarse es lo que hará la diferencia y permitirá que tanto la hembra como el varón se mantengan vírgenes hasta estar lo suficientemente maduros y preparados para los resultados y cambios que tendrán en su vida.


En síntesis…


Ser padre o madre es un rol que tendremos para toda la vida. Sin importar la edad que tengamos, debemos estar preparados para darles a nuestros hijos un consejo sabio y sano acerca de estos temas que bien son complejos y hay mucha tela para cortar. El objetivo de este artículo es invitarte a educar y enseñar a tu familia, mediante una sana comunicación.


Nota importante: El coito es la cópula o unión sexual entre dos individuos de distinto o del mismo sexo, de la misma o diferente especie animal. En los seres humanos el coito es una parte de la relación sexual, e implica la participación de los órganos genitales externos. No te vayas sin antes compartir este artículo con otros padres y dejarme tu opinión en los comentarios.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page