top of page

Lo que los padres no ven, ni escuchan.


En la actualidad, abundan los mensajes subliminales en los medios de comunicación, en las conversaciones, incluso en la interacción familiar.


Son muchos los ejemplos que describen situaciones donde los padres enseñan a sus hijos, de manera inconsciente, actitudes, reacciones y comportamientos que pueden generar rechazo por el entorno y por sus propios padres.


Nuestro entorno nos hace aprender y aceptar situaciones, comportamientos y expresiones como “algo normal”, incluso reírnos de ellas y repetirlas sin profundizar en su verdadero significado, pues estas se han transmitido de generación en generación sin objeciones al respecto. En consecuencia, se crean los conflictos familiares.



Los padres se quejan constantemente de las conductas de sus hijos sin darse cuenta de que ellos mismos se los han enseñado en diferentes situaciones o momentos que muy seguramente no han analizado. Y es que los hijos desde temprana edad absorben todo como una esponja, por eso, como padres, debemos cuidar las conductas y expresiones que adoptamos delante de ellos.


Algunos ejemplos de estas situaciones son:


1) Acción de los Padres:

Cuando llevan o buscan a los hijos en la escuela, la mayoría de los padres suele escuchar programas radiales con alto grado de palabras obscenas, chistes, bromas y burlas a todo tipo de personas jóvenes, ancianos, figuras públicas, etc.


Efecto en los hijos:

Los niños almacenan esta información en su memoria de manera inconsciente, luego con el tiempo, su vocabulario comenzará a cambiar, también su forma de vestir, actuar, el trato hacia sus padres, sus compañeros, maestros, y cualquier otra figura que represente autoridad. Así pues, la manera en que se relacione con otros puede ser agresiva, con burla o irrespetuosa, con altanería y regularmente con expresiones que contengan palabras obscenas aprendidas en este medio al que sus padres lo exponen todos los días.


2) Acción de los Padres:

Que uno de los padres esté cometiendo infidelidad y, para salir a encontrarse con la persona, use a los hijos de modo que su cónyuge no ponga objeción.


Efecto en los hijos:

Este comportamiento disfuncional genera inseguridad en los hijos, aunque en esta etapa no sea tan visible. Por ejemplo, en el caso de la niña, ella la llevará a desconfiar de su pareja en un futuro y viceversa, porque el niño también tendrá cierta desconfianza hacia su pareja. Incluso, hay casos donde los padres los manipulan con amenazas y distorsionan lo que el niño siente y ve que es correcto, en consecuencia, dentro del hogar el niño o joven se siente amenazado, intimidado por el padre o la madre que lo manipula, generando en él resentimientos, frustraciones, arrastrándolo a comportamientos inadecuados como la promiscuidad sexual y la drogadicción, por mencionar algunos.


3) Acción de los padres

Falta de comprensión de las etapas del desarrollo de los hijos y de las presiones sociales a las que están expuestos los niños y jóvenes en la escuela, con los amigos, los maestros y con la sociedad.


Efecto en los hijos:

Si el niño siente temor a la reacción de un adulto ante una situación específica, esto es común. No obstante, hay padres que, en su ignorancia, cometen el error de llevar a sus hijos a tenerles pánico con respecto a determinadas situaciones. Y digo error porque los exponen a grandes riesgos. ¿Cómo se genera este pánico de los niños hacia sus padres? La verdad, hay muchos factores. Los gritos, golpes, castigos exagerados, son solo algunos de ellos.



Los hijos tienen un mundo diferente a los padres, eso es un hecho. Ahora, nosotros como padres debemos involucrarnos y aprender a comprender el entorno de nuestro hijo, sin importar la edad que este tenga, ellos sienten que tienen problemas y para el adulto esto es muy difícil de comprender y aceptar.

Es normal y aceptable que los hijos se sientan agobiados, a veces tristes, culpables, presionados, igual que un adulto, nada más que por motivos y en un grado diferente, aunque para ellos, igual que para algunos adultos, sus problemas sean los más graves, comportamientos que muchas veces lo llevan mentir buscando la aceptación, comprensión y aprobación de los padres.


Lo expuesto anteriormente no es más que un llamado de atención y reflexión en tu rol de padre. Es hora de que comiences a expandir tu mente, que te eduques, que puedas darte cuenta de la cantidad de situaciones que para ti pueden ser comunes, mientras que son completamente negativas en la formación y desarrollo de tu(s) hijo(s).


Este artículo es una alerta para el análisis de lo que está a nuestro alrededor y está generando este grave conflicto en las familias de hoy.


¿Te pareció útil esta lectura?


Compártelo con otros padres y ayuda a fomentar la crianza efectiva.

 







24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page