top of page

¿El comportamiento se hereda?

Actualizado: 4 feb 2021

Desde que se descubrió y se leyó por vez primera el contenido de nuestro ADN, la búsqueda de respuestas en él se ha convertido en algo frenético e incluso se ha generado una competencia científica e intelectual cuyo fin es ver quien encuentra el 100% de veracidad en la relación entre la genética y el comportamiento, donde podría decirse que si somos genes y los genes pueden cambiarse, ¿podemos cambiar nosotros mismos?



Relacionar y comprobar que la genética y el comportamiento están intrínsecamente relacionados no ha sido sencillo. Estudiosos del comportamiento tratan de desentrañar los secretos que guardamos en nuestro interior. A su vez, otro gran ejército de genetistas y científicos mira con escepticismo esa posibilidad, manteniendo firme su vertiente de que "somos lo que somos porque aprendemos".


El comportamiento es difícil de definir, aunque exista el concepto teórico que cita “el comportamiento es la manera en la cual se porta o actúa un individuo en la vida. Es decir, el comportamiento es la forma de proceder que tienen las personas u organismos ante los diferentes estímulos que reciben y en relación con el entorno en cual se desenvuelven”. La realidad, es que el comportamiento sigue siendo algo propio de todos los seres vivos. Es la forma de "portarse", de actuar, de los organismos ante un estímulo. Por tanto, es casi imposible meter en el mismo cajón el comportamiento de una célula, de una cigüeña y de un ser humano. Sencillamente, no se pueden hacer las mismas consideraciones porque sus niveles de comportamiento son muy distintos.




Entendiendo este contexto podemos decir entonces que en los grupos familiares el comportamiento de cada integrante está basado en una esencia propia del ser individual y no se asemeja el uno con el otro. Por eso es muy difícil enlazar dos ideas como genética y comportamiento y sigue siendo hasta hoy un tema fascinante de discusión.


Uno de los grandes culpables de que esto sea tan complicado es el cerebro. Un complejo sistema de almacén capaz de absorber información y convertirla en una respuesta. El cerebro traduce la información para que nuestros tejidos la comprendan, activando los mecanismos celulares que provocan la manifestación del contenido genético. Al final, todo es un ciclo elegante y sofisticado que llamamos vida. Para poder hacer "lo que hace", el cerebro posee diversos mecanismos fisiológicos.


Uno de ellos es el llamado "plasticidad neuronal", que permite que las neuronas se conecten y adapten, cambiando la conformación del cerebro, según sabemos hasta la fecha, son las neuronas especializadas en sentir, por ejemplo, empatía. O aprender por imitación. Las neuronas espejo están muy desarrolladas en primates como nosotros. Pero hace falta un cerebro muy grande para poder desarrollarlas. Aunque pudieras controlar al cien por cien todos los factores, no obtendrías las mismas respuestas, y por tanto, tampoco los mismos comportamientos.


Pero existen otros comportamientos más complejos y que no son imitados o aprendidos. Ejemplo los que se desarrollan en nuestras expresiones faciales. Cualquiera podría pensar que reír o llorar son manifestaciones aprendidas al observar a otras personas. Pero no es así. Varios estudios han demostrado que estos movimientos son inherentes. Además, también se ha comprobado que su reconocimiento también lo es. Pero, para más curiosidad, el reconocimiento puede "tergiversarse", enseñando a una persona a cambiar lo que entiende con estos gestos, "sobrescribiendo" con el aprendizaje lo que sus genes le dictan.


Y todo este terrible cuadro es simplemente un bosquejo simplista de una obra de la que sabemos muy poco. Todavía tratamos de entender qué factores afectan y de qué manera lo hacen en nuestra vida. Algunos tratan de ver el lado práctico al asunto, como un reciente estudio que trataba de enlazar la enseñanza y el éxito con la genética. Otros sencillamente quieren satisfacer su curiosidad, entendiendo cómo funciona el mundo. En cualquier caso, todos están lejos de poder entender el cuadro completo. Es como un gran puzle del que sólo tenemos piezas sueltas e inconexas. Y es que, como decíamos al comienzo, en materia de genética y comportamiento, las respuestas no son nada sencillas.

71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page