top of page

¿Cómo poner reglas a los niños?

Actualizado: 4 feb 2021


Se objetivo. Los niños necesitan entender las reglas que deseas que ellos sigan por lo cual es muy importante que seas conciso en la instrucción que le das “toma mi mano al cruzar la calle”, “vamos a ir a visitar a tus abuelos”, “habla bajito mientras esperamos por el doctor” “si muerdes a alguien puedes hacerle daño”.


Ofrece alternativas de elección. Todos los niños en su proceso de formación tratan de imponer sus gustos, su identidad, como formador y facilitador de ese proceso permítele sentir que tiene el control de las elecciones siendo tu el que brinde las alternativas para elegir. “¿te quieres poner esta camisa azul o blanca que son las que combinan con ese pantalón?”.


Reconoce su esfuerzo. A los niños les encanta sentirse tomados en cuenta, valorados y sobre todo señalados cuando hacen algo nuevo, refuerza de forma positiva sus iniciativas, los logros nuevos, los cambios que hace y sobre todo cuando es capaz de reconocer sus errores y por si mismo cambiar a una conducta más adecuada.


Usa el lenguaje que esperas. Para los padres la palabra “No” esta muy arraigada en el diálogo y es una palabra que se usa autoritariamente como un argumento para que los niños dejen de hacer ciertas cosas, pero la palabra “No” por si sola carece de sentido debido a que en el proceso de formación de un niño es importante enseñar el porque se deben hacer las cosas.


Explicar él por qué. Toda acción que realizamos tiene un sentido en nuestra vida y cuando ponemos una regla necesitamos explicar el porque se necesita cumplir. De este modo los limites se establecen bajo un dialogo claro, amoroso y sobre todo empático, donde la regla deja de ser una imposición para ser una forma de comportamiento social que se debe adquirir.


Reconoce sus sentimientos. Para enseñar a obedecer se tiene que legitimar el sentir, esta acción nos permite entender los sentimientos que están presentes en los niños ante un mandato, un tipo de comportamiento o ante una situación. Reconocer los sentimientos en los adultos hará fácil la enseñanza en el niño. Este es un trabajo que debe iniciar a temprana edad.


Firmeza. Por lo general entre padres e hijos se genera una lucha de poder y control ante determinadas reglas a seguir “quiero que te acuestes a dormir ahora misma” con este tipo de expresión condicionas una emoción y a la vez activas el umbral del control, es necesario aprender a modificar el dialogo para que el niño no genere el conflicto con el padre sino con el objeto en este caso podría ser una alarma “acaba de sonar la alarma, es hora de dormir”. No olvides que el horario que establezcas debe ser continuo, si lo violentas generaras resistencia en el niño para volver a respetar la regla.


Desaprueba la conducta, no al niño. En la comunicación con tu hijo es necesario hacerle saber que su comportamiento es el inadecuado, no es que hay algo malo en ellos, al contrario, refuerza su capacidad para lograr superarse a sí mismo, cumplir con lo que se espera de él y lograr las metas.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page