top of page

El Phubbing ¿Una adicción social?

Actualizado: 4 feb 2021


La tecnología definitivamente ha traído muchos beneficios a nuestras vidas, sobre todo, nos ha puesto en un nivel de exigencia intelectual donde la información la tenemos disponible 24 horas, principalmente en nuestro teléfono celular. Sin embargo, esta herramienta ha ido tomando un nivel de indispensabilidad que estoy segura en algún momento lo ha llevado a sentirse ignorado por la pareja, los hijos, los padres, la familia o los amigos. Todo, porque alguno de ellos estaba totalmente absorto en la pantalla de su teléfono móvil ¡Cierto! Pues bien, este grave problema esta relacionado con una forma de comportamiento conocido como “phubbing”


Algunos expertos de las relaciones humanas mencionan que este problema es algo frecuente en las sociedades desarrolladas, con lo cual no estoy de acuerdo, ya que la tecnología ha llegado a casi todos los niveles sociales y es un escaso número poblacional el que no tiene acceso a ella.


¿Qué significa Pubbing? Este es un termino coloquial creado de dos términos ingleses, phone (teléfono) y snubbing que significa ignorar o despreciar a otra persona.


El Pubbing es una palabra que se ha creado para señalar al comportamiento de consultar constantemente el Smartphone, haciendo de este un hábito tan arraigado que se ha convertido en adictivo, donde la mayoría de las personas ni siquiera son conscientes de que este comportamiento no es normal, y no consideran que con su actitud están teniendo una actitud de dependencia que los afecta a si mismos y a sus acompañantes.


Las personas con esta conducta ignoran la presencia de su acompañante porque se encuentran pendientes de su teléfono móvil, incluso aunque no hayan recibido llamadas ni mensajes en ese momento, tienen el teléfono en sus manos y a cada momento desbloquean la pantalla para ver si hay algo nuevo que ver o en que entretener su mente.


Esta costumbre era un comportamiento mas dado en la juventud, pero hoy en día la presencia de esta problemática esta en todas las edades y se ha incrementado en las personas mayores a los 40 años quienes en las redes sociales han encontrado un mundo virtual paralelo al real del que cada vez dependen más, hasta el punto que hay personas que no pueden prescindir del móvil por ser el nexo de unión indispensable para continuar conectado con el mundo “Según dicen aquellos que lo padecen”.


Las causas del phubbing son diversas pero cabe destacar que lo común es que en todas las personas que lo padecen se despierta una fascinación por esa falsa sensación de compañía e incluso cuando el proceso es tan adictivo aumenta sus niveles de adrenalina y los hace sentir eufóricos, algo así como el sentimiento de estar constantemente enamorado. Al entrar en las redes sociales, recibir mensajes o incluso ver las fotos de los demás, las personas se sienten que están presentes en la vida de otros cuando en realidad se están aislando al contacto con la persona de su entorno. El hecho de la facilidad de “Comunicación” le hace sentir a la persona parte de un grupo y le genera el placer de poder tener "aquí y ahora" lo que busca o desea; estímulos más que suficientes para captar y mantener la atención por largos periodos de tiempo.


Este flagelo del comportamiento ha alcanzado tales dimensiones, que ya han surgido grupos de detractores que defienden su derecho a no ser ignorados cuando están en compañía, y han creado campañas anti-phubbing para detener este fenómeno y crear conciencia en la población de la falta de respeto que supone esta conducta y los efectos perjudiciales sobre las relaciones interpersonales.


Desde el punto de vista psicológico el nivel de dependencia y alteración cognitiva que están generando el uso de los aparatos móviles puede desencadenar alteraciones a nivel del sueño, cambios de humor e incluso trastornos físicos producto de la ansiedad y los altos niveles de estrés que genera el mantener la mente activa en una misma frecuencia por largos periodos de tiempo.


Recomendaciones:


  1. Poner en silencio el teléfono cuando va a conducir, se encuentra en el trabajo o llega a casa con su familia.

  2. Adoptar el uso de una cesta o envase para guardar el teléfono mientras come, va al baño o realiza alguna otra actividad en casa.

  3. Generar un horario para el uso de las redes sociales.

  4. Apagar el teléfono al dormir y no usarlo como despertador.

  5. No contestar inmediatamente a los mensajes, salvo que se trate de una auténtica emergencia.

  6. Mantener apagado el aparato cuando se esté realizando una actividad como pasear, ver una película o una obra de teatro, leer un libro, o disfrutar de la cena en compañía de un grupo de amigos.


Algunas personas ya están concientes de esta problemática y en ciertos acontecimientos como bodas, entrenamientos, servicios religiosos por nombrar algunos, ya han tomado la determinación de requisar los smartphones de los asistentes en la entrada, con el objetivo de evitar que las novedades y fotos del evento lleguen a las redes sociales antes de que sus protagonistas hayan decidido qué quieren publicar y también esta medida esta permitiendo un compartir totalmente diferente borrando la dependencia de los aparatos móviles y rescatando la palabra, la educación y la interacción personal.


¡Gracias por querer aprender!

"Todos los conflictos familiares terminan con educación" - Benita Méndez


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page