top of page

¿Cómo enfrentar las fobias en los niños?


Ciertamente a los padres le preocupan muchas cosas con respecto al desarrollo de sus hijos y en algunas etapas del desarrollo se manifiestan conductas en las cuales los padres se sienten incompetentes para abordar y mucho menos tratar, uno de estos problemas comunes son las fobias.


La fobia es un trastorno de ansiedad relacionado con una situación, experiencia u objeto en la que el niño trata de evitar el temor o pánico que siente por reacción no por comprensión. Estos miedos son irracionales, extremos e incontrolables y en ocasiones cuando los niños están muy pequeños son difíciles de reconocer y de determinar cuáles son los estímulos que los desencadenan.


Las fobias son sucesos que pueden ocasionar temores leves como cerrar los ojos, temblores, sudoraciones, desmayos o generar reacciones peligrosas como la perdida de la respiración, perdida del habla o shock emocional, es por ello que es muy importante conocer cuáles son las fobias más comunes en los niños y como ayudarles.



MIEDO A LOS INSECTOS U ANIMALES


En determinadas edades es normal que los niños tengan miedo y es muy común en la 2da etapa del desarrollo comprendida entre los 3 a 7 años. EL miedo a los animales e insectos suele producirse porque los niños pueden percibirlos como una amenaza para ellos. Este tipo de fobia exclusivamente se desarrolla cuando el niño ha sufrido un daño o mala experiencia con ese animal, cuando alguien ha utilizado el animal como amenaza hacia él, cuando el niño ha visto que un animal ha hecho daño a otra persona o cuando los padres o familiares tienen fobia a los animales.


COULOROPHOBIA O MIEDO A LOS PAYASOS


También es otro trastorno de ansiedad común en los niños en la segunda etapa del desarrollo. Recordando que en esta etapa del desarrollo los miedos son irracionales y en su gran mayoría temporales principalmente en los primeros años de vida. Es importante destacar que esta fobia está condicionada por el maquillaje que usan los payasos más que por su vestimenta. La falta de reconocimiento del niño a lo que comúnmente ha visto genera desconcierto y por ende temor.


De las quejas que más dan los niños sobre los payasos es el color rojo y grande de la boca y nariz, llevando a algunos niños a sentir que pueden ser devorados y creando en ellos aversión al color rojo y en ocasiones generando otro tipo de fobia. Hoy en día el concepto de los payasos sobre todo en el maquillaje ha ido cambiando y haciéndolo menos grotesco. Los padres deben recordar que los niños no saben diferenciar la ficción de la realidad. Este es un factor trascendental para poder ayudarlos.


HEMATOFOBIA O FOBIA A LA SANGRE


Ante este tipo de fobia la respuesta en netamente visual, es decir, se da ante la presencia de sangre. Lo más característico de esta fobia es que el niño presenta un pánico intenso y evita a toda costa situaciones en las que pueda estar en contacto con la sangre, especialmente evita la visita a los hospitales o centros de salud.


Hay distintas causas para que los niños tengan este trastorno fóbico, entre las mas comunes están la causada por una experiencia traumática o una asociación con el color rojo y el dolor. La mayoría de las personas que crecen con este tipo de fobia sin tratar se vuelven hipocondriacas (creen que siempre están enfermos) y nosofobicas (miedo exagerado a contraer enfermedades).


AGORAFOBIA


Es el miedo a encontrarse en una situación donde sea difícil salir o recibir ayuda, este tipo de fobia se genera en niños que se han perdido en tiendas o cuando los padres no hacen el proceso de desprendimiento adecuado el primer día de escuela.


FOBIA SOCIAL


Esta fobia es la más común y no solo afecta a los niños, es un tipo de trastorno de ansiedad que se extiende hasta la adultez. La fobia social se caracteriza por el temor a ser expuesto socialmente y tiene distintos tipos de ramificaciones. El comportamiento sobre todo porque la sobreprotección puede llevar al niño a desarrollar este desequilibrio muy fácilmente, al no saber cómo defenderse en el mundo exterior.


Hoy en día con el incremento del bullying (acoso, exclusión, demostraciones de odio, etc.) los diagnósticos de fobia social se han incrementado y es por ello que los padres deben tomar acciones de educación a tiempo que les permitan ensenar a sus hijos a relacionarse socialmente.


NICTOFOBIA – Miedo a la oscuridad


Esta es otra fobia de las más comunes en los niños y esta aparece por la presencia de miedo irracional a la noche o a la oscuridad. Esta fobia es provocada por la percepción errónea del cerebro ante lo que pudiera suceder en la oscuridad. Es importante señalar que esta fobia no puede confundirse con el terror que produce la oscuridad, la fobia produce una reacción alarmante en los niños y sus miedos pueden acelerar su imaginación visual e imaginativa donde cualquier sombra común del ojo al reducir la luz se convierte en formas extrañas para ellos.


Esta fobia amerita atención inmediata de un especialista debido a que puede perturbar significativamente el sueño y generar otros tipos de trastornos como el insomnio.


¿Cómo ayudar a su hijo?


Cuando se es un niño las percepciones de las cosas son incomprensibles, es por ello que los padres deben planificar cada paso que dan con sus hijos en la interacción diaria, evitando así por desconocimiento o por imprudencia eventos que puedan desencadenar traumas, fobias o trastornos en sus hijos.


Es por eso que se debe conocer cómo hacer cambios en el ambiente del niño, por más sencillo que parezcan los cambios pueden desencadenar un problema, de igual forma es necesario estar atentos y pensar como las exposiciones ante determinadas situaciones van a afectar al niño y por eso deben hacerse de forma planificada, gradualmente con mucho amor, dedicación y transmitiéndole al niño seguridad y confianza en que usted siempre estará allí para protegerlo, aunque él no lo vea.


Si ya su hijo esta con el padecimiento es importante que no se angustie, hay muchos tratamientos para estos trastornos fóbicos y usted puede ayudar en casa a su hijo haciendo lo siguiente:


  • Comprendiendo el temor.

  • No castigarlo ni golpearlo cuando tenga una crisis de miedo, dele un espacio para calmarse y converse serenamente con el sobre su sentir, utilice su razonamiento para ir desarrollando el de él.

  • Genere seguridad, recuerde que de la buena comunicación que tenga con su hijo y la forma en que enfrente sus miedos le generara a él fortaleza para enfrentar los de él.

  • Ofrézcale alternativas que lo hagan sentir más tranquilo y establezca acuerdos de cambios cada 3 o 6 meses dependiendo de la indicación que le brinde el profesional que lo esté ayudando con el trastorno.

  • Enséñele técnicas de respiración y pensamiento positivo que lo ayude a calmarse.

  • Utilice el recurso de la música, deportes como la natación o las artes marciales son muy efectivos para trabajar la seguridad en los niños.

Y por último, no olvide que todo son etapas y es necesario tener paciencia para que los niños se vayan adaptando a sus emociones y aprendan a conocerlas.


¡Gracias por querer aprender!

"Todos los conflictos familiares terminan con educación" - Benita Méndez


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page